Adolfo Venta – Abogado

Los riesgos del principio Iura Novit Curia

Deja un comentario

     Como es sabido el principio iura novit curia consiste en que el juzgador introduce a la hora de sentenciar nuevos fundamentos jurídicos que no han sido invocados por las partes, en base a los cuales se pronuncia de determinada forma.

      Aunque el principio iura novit curia se refiere exclusivamente a elementos jurídicos, no a elementos fácticos, es lo cierto que en la mayoría de los casos la nueva apreciación jurídica está basada en una interpretación fáctica que tampoco fue invocada por las partes.

      Vamos a un ejemplo, por simple que sea, en que aparezcan estas dos facetas:

      Cayo reclama a Ticio el pago de mil denarios. Ticio se opone al pago alegando compensación con otras deudas. El juez resuelve desestimando la demanda de Cayo por entender que si bien no hubo compensación, hubo condonación de la deuda por parte de éste.

      Vemos que en virtud del principio iura novit curia el juez aplica la condonación como modo de extinción de la obligación, cosa que las partes no habían invocado. Pero -y aquí está la novación de facta y no sólo de iura- el juez entiende que hubo condonación interpretando el relato fáctico en tal sentido. Las partes tampoco han debatido sobre el hecho que da pie a esta condonación, porque si no invocan la condonación, huelga debatir el hecho que pudiera dar lugar a la misma.

     Aquí tenemos en este ejemplo la introducción por el juez de un nuevo fundamento legal a la vez que la apreciación de un hecho que no resultó discutido por las partes, y que el juez colige de las actuaciones.

      La novación judicial, sea sólo de derecho o con la introducción de algún elemento de hecho, produce en Cayo, que ve desestimada su demanda, una clara y patente indefensión, pues se encuentra con una apreciación fáctica por parte del juez, que no puede rebatir ni hacer prueba en contra y con una fundamentación legal, a la que tampoco nada puede oponer.

                    =====================

     Este riesgo que advierto de la aplicación del principio iura novit curia no ocurre en el arbitraje. Al menos en el arbitraje que yo personalmente propugno, porque cuando el arbitro introduce un fundamento jurídico nuevo e incluso la apreciación de un elemento fáctico no discutido, lo que debe y puede hacer es dar traslado de ello a las partes (a modo de la propuesta de resolución de nuestro Derecho Administrativo) para que puedan alegar y probar al respecto lo que tengan por conveniente, ahuyentando así el peligro de una situación de indefensión por la aplicación sin más del principio iura novit curia.

 

     MARZO 2.014

Autor: Adolfo Venta Martínez

Adolfo Venta -Abogado es un despacho de Gijón, Asturias, dedicado a la mediación y al arbitraje, especialmente en funciones de partidor, además de prestar asesoramiento jurídico general y ejercer en defensa de los intereses de sus clientes en los juicios que puedan encomendársele.

Deja un comentario / Haz una pregunta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s